1.- Rolf Behncke Concha desde joven inició una seria búsqueda en el entendimiento de la naturaleza humana: su origen estructural y social, el funcionamiento de sus emociones y el modo en que se nos presenta la realidad y sus significados.

 

Todo esto no por una ambición de erudición, sino encontrar y fundamentar un vivir y compartir una vida con otros en toda la expresión naturaleza humana, en donde todos muestren continuamente lo que les pasa por el placer y el sentido de responsabilidad de hacerlo y sentirse ahí acogidos y queridos enteramente, generando de esta manera una “cerebro grupal” que opera con la potencia de una unidad social coordinada sobreviviendo de una mejor manera en el ambiente (tanto social como natural), tal cual lo hicimos como primates durante más 50 millones de aĖos antes de la agricultura.

 

Los aportes culturales y científicos para consolidar las bases fundamentales de esta orientación son varios y en distintos contextos:

 
ą Antoine de Saint-Exúpery Quien orienta constantemente hacia la realización social del ser humano, despertando una y otra vez las emociones de compaĖerismo, grandeza interna y lo poético de la estabilidad familiar. Rolf lo estudia párrafo por párrafo religiosamente durante más 30 aĖos, principalmente en su texto póstumo Cuidadela, el cual “traduce” de su lenguaje poético en un escrito llamado “Los Fuegos del Clann”.
 
ą Humberto Maturana Quien lo forma rigurosamente en el pensamiento estructural científico, aportando grandes marcos aclaradores sobre la biología del conocimiento. Fascinado por su perspectiva ingenieril del sistema nervioso y las impresionantes consecuencias que supenen en nuestro convivir social, Behncke se consigue fondos con la O.E.A. y con el mismísimo Humberto Maturana y Francisco Varela hacen durante 5 aĖos “El Árbol del Conocimiento – Las bases biológicas del entendimiento humano”, donde Rolf trabaja intensamente como editor y gestionador del proyecto.
 
ąBruce Ames y Ridchard Weindruch aportando un conoimiento insólito sobre la capacidad de auto reparacion de los genes, es decir, que si se come alimentos bajos en calorías y con muchos antioxidantes (como las frutas y verduras), la capacidad de reparación del cuerpo es óptima, pudiendo hasta reparar cáncer y diabetes y otras enfermedades crónicas, como también prolongar una vida sana hasta los 120 aĖos, edad natural que el cuerpo humano está preparado para vivir si se alimenta debidamente. Esto más los estudios sobre el ejercicio y las implicancias en la producción de nuevas neuronas y la conservación de las estructuras cerebrales le muestran a Behncke las condiciones óptimas para que el instrumento de la música humana, el cuerpo, suene afinado y preciso, dándole un sustento de potencia, vitalidad y salud a nuestras relaciones humanas, la gran orquesta. Rolf escribe la Dieta Prehistórica y Heroes y Heroínas, invitándolo insistentemente importante médicos a hacer una clínica de salud con estos nuevos conocimientos, pero Behncke comprende que son las emociones las que guían el cuerpo y que de nada servía este conocimiento si uno no puede manejar las emociones involucradas en su realización.
 
ąSapolsky, Damasio, LeDoux, y Gazzaniga, Muestran las estructuras cerebrales específicas involucradas en las emociones, revelándonos “la estructura de la magia de sentir”. La Amígdala cerebral, el hipocampo y el Cortisol son estructuras y hormonas asociadas directamente con las emociones fuertes, el estrés y su daĖo neuronal, y el bloqueo reflexivo que estas generan. Sin embargo también estos héroes descubren importantes conexiones entre los lóbulos frontales (la estructura de nuestro pensamiento y emociones sociales) y la amígdala (la estructura del miedo, la rabia y en le fondo todas las emociones fuertes), observando cómo podemos inhibir nosotros mismos in situ, poco a poco, a estas estructuras, para vivir cada vez con menos estrés (miedo, ansiedad o rabia). Estos conocimientos y su real poder de acción que nos otorgan, son otro aporte más, y fundamental, para crear una convivencia social más rica y estable.
 
ąIsabel Behncke Izquierdo su propia hija y nuestra hermana “la Chave”, pasa a ser otra enorme fuente de riqueza al ponerse al día en los conocimientos científicos en frontera, haciendo un aporte sustancial al conocer de muy cerca las investigaciones sobre sincronismos emocionales en animales sociales; desarrollando también ella misma un renovador marco teórico para entender el juego y su fundamental actividad coordinadora y cohencionadora en todos los animales sociales, potenciando así, radicalmente la inteligencia social.
   

Actualmente está abocado a la realización del proyecto
“Puerto Beagle”: un parque ecológico para caminar en familia en un espacio insentivante de desarrollo cultural.